Serra da Groba II

En esta nueva entrada seguiremos conociendo Serra da Groba, en esta ocasión acercándonos a su flora y su fauna.

Como ya mencionamos en la anterior entrada, esta sierra está situada en el sur de la provincia de Pontevedra, y recorre paralela la línea de costa que une Baiona y A Guarda, estando sus puntos más altos a 500m y descendiendo de forma abrupta al mar.

Puesta de sol en lo alto de la Groba, desde donde se contempla el Océano Atlántico

En esta sierra nacen multitud de riachuelos y regatos que tienen una vida corta por la proximidad del mar, formando en su primer tramo turberas (humedal repleto de materia vegetal en descomposición) y más adelante abruptos valles con saltos y numerosas pozas, que sirven de refugio a numerosas especies de anfibios, insectos y plantas.

Uno de los múltiples regatos que recorren la sierra y la impregnan de vida a su paso

En un paseo por este entorno y si nos fijamos un poco, nos daremos cuenta de que estamos rodeados de vida, pudiendo observar vacas y garranos, multitud de aves (bisbitas, tarabillas, gorriones, ratoneros...), cientos de especies de insectos y un elevado porcentaje de los anfibios y reptiles presentes en Galicia.

A continuación muestro algunos ejemplares de los diversos anfibios que en mis múltiples salidas a esta sierra me he ido encontrando, algunos muy comunes, como la rana patilarga y otros más difíciles de encontrar como el sapo de espuelas. Espero que os guste esta pequeña muestra ya que próximamente me centraré en los anfibios que podemos encontrar en Galicia.

Salamandra (Salamandra salamandra)

Rana patilarga (Rana iberica) 

Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi)

Sapo corredor (Epidalea calamita)

Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)

En cuanto a su flora, la Groba tiene grandes extensiones de zonas de pasto, donde predominan los tojos, los brezos y las retamas, que son moldeados por los grandes herbívoros de la zona (garranos y vacas), ya que se alimentan de ellos. 

Garranos alimentándose en las zonas de matorral

Por otro lado, tenemos que hablar de la masa forestal de la sierra, formada por pequeñas fragas aisladas que sobrevivieron a las talas y a los incendios, formadas fundamentalmente por robles y sauces y reforestaciones de eucaliptales y pinares para la producción de madera.

Bosque de pino de Monterrey (Pinus radiata)

Esta sierra cuenta con una gran extensión y muchos valores naturales que resaltar como para incluirlos todos en una sola entrada, por lo que seguiremos conociéndola un poco mejor en próximas publicaciones.

Espero que después de este pequeño resumen conozcamos un poco mejor este rincón de Galicia y que entre todos ayudemos en su conservación, ¡nos vemos en la siguiente entrada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario